Elmyr de Hory: uno de los mayores falsificadores de arte de la Historia

Son tantos los museos repartidos por todo el mundo, y tantas las obras dadas por originales, cuando en realidad son falsificaciones a la espera de un experto que la desenmascare, que lejos de ser un hecho aislado, es algo mucho más frecuente de lo que podríamos pensar.

Sin ir más allá, en cierta ocasión le mostraron a Picasso, una obra supuestamente suya, para que fuese el mismo quien certificase la autenticidad, a lo que el artista acabó preguntando ¿Cuánto ha pagado el marchante por ella?, – “unos cien mil dólares” le dijeron. “Entonces si han pagado tanto, es porque es auténtica”, contestó airoso Picasso. Y no Picasso, no lo era. La había pintado Elmyr de Hory, que para quien lo desconozca, se trata de uno de los grandes falsificadores más famosos de la Historia del Arte.

Nació en Budapest, en 1906, y si pudieran leer su biografía, bien os podría parecer a una de las mentes más retorcidas y brillantes de Hollywood, y es que su vida y su trabajo son merecedores de un premio Óscar.

Su vida fue escrita por su amigo Clifford Irving, otro célebre estafador, pues si por algo se conoce, es por haber estado en prisión por ser el autor de una falsa autobiografía de Howard Hughes. De Elmyr, contó que era hijo de unos ricos aristócratas judíos, que murieron en un campo de concentración en la II Guerra Mundial, aunque su última pareja, Mark Forgy, acabó desmintiéndolo, su padre era un comerciante de clase media, y la familia sobrevivió a la guerra.

Irving, también contó que la Gestapo lo sometió a un durísimo interrogatorio, que le partieron la pierna, aunque logro escaparse marchándose a París, que fue perseguido por el FBI… pero a día de hoy nadie sabe cuánto hay de verdad en su biografía.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN
El Museo Naval de Madrid: uno de los más importantes del mundo

Índice de contenido

Picasso, Renoir y Modigliani entre sus grandes especialidades

Nadie sabe de su tan entramada historia, al igual que tampoco se sabe cuántos cuadros suyos habrá repartidos entre los grandes museos del mundo, colgados de sus paredes, siendo admirados como auténticas obras maestras de Picasso, Renoir, Monet, Matisse, Paul Signac Modigliani… entre otros muchos, y de los cuales se cree que llegó a pintar más de mil pinturas.

Imagínense, cuantas manos de directores de las más prestigiosas pinacotecas fueron a la cabeza, nada más escuchar su nombre, que, por cierto, eran muchos, más de 60 alias en total llegó a utilizar tan semejante personaje para que no le siguieran la pista, entre ellos, Louis Nassau, Dory Boutin, Cassou, Herzog, Raynal…

En 2013, el Círculo de Bellas Artes de Madrid, ofreció una exposición, Elmyr de Hory. Proyecto Fake, comisariada por Dolores Durán, en la que se pudieran ver algunas de sus obras, aunque si nos atenemos a la leyenda, sus mejores obras no se encontrarían en la exposición sino repartidas en los grandes museos, si bien, muchas no tenían nada que envidiar a la de los grandes artistas, lo que supuso una muy buena forma para reflexionar sobre lo verdadero y falso en el mundo del arte, así como los conceptos de autoría, copia… tan en boga hoy.

Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que su tan prestigiosa carrera, y licenciado cum laude en Falsificaciones de Obras de Arte, empezó un día de 1946, cuando una de sus grandes amigas millonarias, Malcom Campbell, vio en su estudio, un dibujo suyo, ella ingenua preguntó ¿Es un Picasso verdad? ¿Lo venderías?, él respondió que sí a todo, y a partir de ese momento, empezó a cavilar lo fácil que sería ganar dinero “a la manera de”, una forma muy sutil para referirse a la falsificación y al plagio.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN
Historia de la casa de subastas Christie’s

65. Hory Modigliani - Elmyr de Hory: uno de los mayores falsificadores de arte de la Historia

El falsificador falsificado

En una entrevista concebida en el año 1973 tuvo el valor de contestar “yo pinto el estilo de otros pintores, pero jamás he copiado de ellos, los interpreto, nada nuevo en la historia de la pintura. He interpretado, he captado el alma del artista, el verdadero espíritu del arte, lo que otros no pueden hacer. La falsificación, es una pura reproducción técnica de una pintura, un dibujo… la interpretación va mucho más lejos, yo tengo talento”. “Además la firma no significa nada, lo importante es la obra”.

No obstante, Elmyr consiguió su objetivo, hacerse de oro vendiendo falsas obras a los nuevos ricos de Texas que se hicieron de grandes fortunas con el petróleo, y entre ellos el gran coleccionista Algur Hurtle Meadows, que llegó atesorar hasta más de 40 obras del mismo en su colección, siete Modigliani, tres Matisse, un Chagall, un Gauguin, un Picasso… Prestigiosos museos también cayeron en su trampa, como el Fogg Art Museum de Harvard adquiriendo en 1955, un Matisse cuando no lo era.

Sus últimos 16 años los pasó en Ibiza, donde tras una vida llenos de lujos, engaños y experiencias insólitas, acabaría suicidándose en 1976, poco tiempo después de haber recibido la noticia de que iba a ser deportado a Francia para ser juzgado por defraudador.

Pero no la historia no acaba aquí señores, y es que se han hallado en el mercado del arte, obras que figuran como realizadas por De Hory, que no son suyas. ¡Qué sorpresa, un falsificador, falsificado! Y es que ya lo dije Elmyr en una ocasión “el día que mis cuadros lleven colgados tiempo suficiente en un museo, acabaran siendo auténticos”, siendo quizás esta una de las pocas verdades de su tan falsa vida, pues hoy un auténtico De Hory puede llegar alcanzar hasta los 100.000 euros.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN
Del cubismo analítico al cubismo sintético. Características, artistas y obras.

66. Elmyr de Hory Gauguin - Elmyr de Hory: uno de los mayores falsificadores de arte de la Historia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*