Las Estancias de Rafael: La Sala de la Signatura

La Sala de la Signatura es una de las cuatro salas decoradas por Raffaello Sanzio, que junto a Leonardo da Vinci y Miguel Ángel, fue uno de los tres grandes pintores del Cinquecento italiano, y por ende de la Historia del Arte.

Este conjunto de estas cuatro salas, conocidas también como las Estancias Vaticanas por estar situadas en el Palacio Papal de la Ciudad del Vaticano, fueron parte de los aposentos del papa Julio II durante 20 años, desde 1503 hasta 1513, por no querer habitar las habitaciones de su antecesor, Alejandro VI, decoradas por Pinturicchio, trasladándose a la planta superior.

Cuando Rafael entra al servicio del Papa Julio II, se dice que gracias a la recomendación de su también arquitecto Donato Bramante, que por aquel entonces estaba trabajando para la Basílica de San Pedro, las salas ya estaban decoradas por otros grandes pintores como Perugino y Giovanni Antonio Bazzi, más conocido por su apodo, El Sodoma. Sin embargo, Julio II, ordenó a Sanzio que las raspase, dándole plena libertad para decorar todas las estancias.

Aunque el orden de entrada para acceder a estas cuatro salas sería, la Sala de Constantino, Sala del Heliodoro, Sala de la Signatura y Sala del Incendio del Borgo, por orden cronológico, la primera de las salas en pintarse, fue la Sala de la Signatura, en segundo lugar, la Sala del Heliodoro, la tercera, la Sala del Incendio del Borgo y en último lugar, la Sala de Constantino.

Stanza della Segnatura (1509 – 1511)

Poco más de 25 años tenía Rafael cuando comenzó a decorar la primera de estas estancias vaticanas conocida como Stanza della Segnatura, llamada así porque era en ella donde se ubicaba el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, y donde el pontífice solía reunirse para firmar los actos de gracia.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN
¿Quiénes se esconden tras los personajes de la escuela de Atenas?

Ya con Julio II, la estancia fue utilizada como biblioteca y estudio privado, iniciada a primeros de 1509. Es una de las salas a las que bien podríamos atribuir íntegramente a la mano de Rafael, y es que, dado la extensión del encargo, Rafael se vio obligado con el tiempo a ir contratando cada vez más discípulos y ayudantes, de modo que hoy no es fácil, sobre todo en aquellas independencias más tardías, distinguir de que mano proceden las obras.

La sala en sí, tiene forma cuadrada y cuenta con dos ventanas en dos de las paredes. Es la que contiene los frescos más famosos del artista, los cuales y al tratarse de una biblioteca, cuenta con un programa iconológico que responde a esta función.

En su conjunto lo que se representa es el orden de la Humanidad por medio de la sabiduría espiritual y mundana, así como la armonía percibida por los humanistas del Renacimiento a través de las enseñanzas cristianas y la filosofía griega.

En ellas también y a través de los cuatro frescos se representan tres de las categorías máximas del espíritu humano, la Verdad, el Bien y la Belleza. Por un lado, la Verdad sobrenatural que se describe en la Disputa del Santísimo Sacramento, y, por otro lado, la Verdad racional en la Escuela de Atenas. El Bien, que se expresa en la Jurisprudencia, con la representación de las Virtudes teologales y cardinales y, por último, la Belleza, con el Parnaso, con Apolo y las Musas.

museos%2Bvaticanos%2B(3) - Las Estancias de Rafael: La Sala de la Signatura

Disputa del Santísimo Sacramento

La Disputa del Santísimo Sacramento, es el primer fresco que realizó Rafael y representa la Teología, con una escena sobre la Gloria de la Eucaristía.

Separados por una especie de nube con cabezas de putis, el cielo y la tierra. Al eje central de la escena, la Santísima Trinidad, formada por Dios Padre, el Cristo, entre la virgen y San Juan Bautista y el Espíritu Santo. A un lado y a otro, se encuentra la Iglesia Triunfante representada a través de patriarcas y profetas del Antiguo Testamento, alternados con mártires y apóstoles.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN
La bóveda de la Capilla Sixtina: la gran obra del Renacimiento

Ya abajo, en la Tierra, y a ambos lados del Altar presidido con el Santísimo Sacramento, la Iglesia Militante, “discutiendo” sobre las “verdades” del cielo.

Algunas de las fisonomías de los personajes representados se han podido identificar con figuras históricas, como el retrato de Sixto IV (tío de Julio II), el pontífice de casulla dorada situada a la derecha y tras este, el retrato de Dante Alighieri.

1200px 5 Estancia del Sello %28La Disputa del Sacramento%29 - Las Estancias de Rafael: La Sala de la Signatura

Escuela de Atenas

La Escuela de Atenas, se encuentra enfrentada a la Disputa del Santísimo Sacramento y representa la Filosofía, con una escena sobre una sesión entre los filósofos clásicos.

Sobre el fondo de una arquitectura clásica, probablemente inspirada en el proyecto de Bramante, para la renovación de la por aquel entonces basílica paleocristiana de San Pedro, se encuentran en el centro, los dos filósofos más célebres de la Antigüedad, Platón, con los rasgos de Leonardo da Vinci, señalando con su dedo al cielo, en alusión, al mundo de las ideas, y Aristóteles, que, con la palma de su mano apunta hacia la Tierra, indicando todo lo contrario a Platón, los principios racionalistas de su ideal filosófico.

Ambos se encuentran rodeados por una multitud de filósofos con algunas de las facciones de hombres de su tiempo, como por ejemplo Heráclito, en primer plano, que aparece retratado Miguel Ángel, que por aquellos años estaba pintando la contigua Capilla Sixtina, Euclides como Bramante, que se encuentra trazando una figura geométrica en una pizarra, a la derecha de la composición. Recostado en las escaleras, está Diógenes, Zoroastro y Tolomeo, con la esfera celeste y el globo terráqueo en sus respectivas manos. Rafael no quiso ser menos, y se autorretrató, este aparece situado a la derecha del cuadro, mirando hacia el espectador, con un gorro verde.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN
¿Quiénes se esconden tras los personajes de la escuela de Atenas?

Este es sin duda, una de las pinturas más conocidas del pintor italiano, alcanzando un alto grado de sublimidad. Para que se hagan una idea de las dimensiones, tanto este fresco como el anterior comentado, tienen unos 770 metros de ancho por 5 metros de alto.

cuadro gral - Las Estancias de Rafael: La Sala de la Signatura

Jurisprudencia

Como bien su nombre indica hace alegoría a la Jurisprudencia, representada en el luneto de la parte superior a través de las Virtudes Cardenales, que son tres, Fortaleza, Prudencia y Templanza y las Virtudes Teologales, Fe, Esperanza y Caridad.

En la parte inferior y a cada lado de la ventana, escenas relacionadas con el mismo tema, pues a izquierda lo que vemos es la Entrega de las Pandectas al emperador Justiniano, y a derecha, la Entrega de los Decretales al papa Gregorio IX.

Virt%C3%B9 e due scene 01 - Las Estancias de Rafael: La Sala de la Signatura

El Parnaso

El Parnaso, al igual que la Jurisprudencia, se encuentran enfrentados, justo encima de las ventanas. Es una alegoría a las Artes, y en ella lo que se ve, es la fuente de Hipocrene, al dios Apolo tocando su lira, y a su alrededor las nueve musas, las grandes protectoras de las Artes, así como a grandes poetas antiguos y contemporáneos, entre los que se puede reconocer fácilmente a Homero, mirando al cielo, y a Dante de perfil.

el parnaso estancia de la signatura rafael sanzio 1509 - Las Estancias de Rafael: La Sala de la Signatura

La Bóveda

Sobre la bóveda que cubre la sala de la Signatura, tenemos que decir, que conserva toda lo que es la decoración, realizada por Sodoma y sus ayudantes. Rafael, lo único que hizo fue sustituir los temas paganos que había en los medallones, por y de nuevo, representar las mismas alegorías de sus frescos, es decir, la Filosofía, la Teología, la Justicia y la Poesía.

7 Estancia del Sello (B%C3%B3veda) - Las Estancias de Rafael: La Sala de la Signatura

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*