Encuentran un saltamontes incrustado en la pintura “Los Olivos” de Van Gogh

Esto no era precisamente lo que un equipo de conservadores del Museo de Arte Nelson-Atkins de Kansas City estaban buscando, pero para sorpresas de los mismos, terminaron convirtiéndose en los principales protagonistas de un curioso descubrimiento, un pequeño saltamontes incrustado durante más de un siglo, en la obra pictórica de Los Olivos del célebre pintor holandés, Vincent Van Gogh.

También es verdad que los insectos han tenido siempre un lugar en el mundo de las artes, desde aquellos antiguos escarabajos egipcios representados en las paredes de las tumbas de los faraones, símbolo de resurrección, hasta las innumerables hormigas que Salvador Dalí reprodujo en muchos de sus cuadros, sin embargo, pocas veces se ha descubierto algo tan real, que, no ya pintando, como que un saltamontes forme parte de un lienzo.

Y es que, aunque os pueda resultar poco común, esto es lo que le ha ocurrido a un grupo de conservadores, curadores y científicos expertos, mientras se encontraban sumergidos en un trabajo de investigación, para llevar a cabo la elaboración de un catálogo sobre las más de 100 pinturas y pasteles franceses con los que el museo cuenta.

Entre ellos, se encontraba una de las 18 pinturas que componen la serie Olive Trees que Van Gogh realizó cuando este se encontraba en el manicomio de Saint-Rémy-de-Provence (Francia) donde estuvo internado entre 1889 y 1890.

Las consecuencias de pintar al aire libre

Fue la conservadora Mary Schafer, la que alertó del inesperado hallazgo mientras esta se encontraba contemplando la obra a través de un microscopio, intentando analizar las diferentes capas pictóricas, cuando amplió la imagen y se encontró con distintas partes de un insecto, en el primer plano inferior izquierdo del paisaje, aunque la forma en la que esta incrustado y el tamaño, hace que sea imposible de verlo a través de una observación casual.

Según explicó la gerente del museo, Kathleen Leighton: “lo más probable es que el saltamontes quedase atrapado en la pintura por el viento, Van Gogh, que solía pintar muy rápido y con una pintura muy gruesa, es posible que ni se diera cuenta que estaba allí”.

Y es que son muchos los artistas los que trabajaban al aire libre, y por supuesto, con todas sus consecuencias, Van Gogh, era uno de ellos, aunque a menudo solía quejarse, tanto por el viento, como de los insectos voladores, pues así quedó reflejado en una carta enviada a su hermano Theo en 1885: “Tuve que recoger un centenar de moscas, en los cuatro lienzos que envié, y eso, sin mencionar el polvo y la arena”.

Schafer asegura que el hecho de encontrarse no ya insectos, sino cualquier elemento natural, supone de un gran interés, ya que pueden ayudar a identificar la época en la que fue pintada.

Aunque no ha sido este el caso, ya que un examen posterior realizado por el paleontólogo Michael Engel, curador senior y profesor de la Universidad de Kansas, al insecto al que le faltaban abdomen y tórax, no encontró ningún signo de movimiento a su alrededor, por lo que concluyó que ya estaba muerto cuando llego allí, de modo que no se ha podido utilizar para una datación más precisa de la pintura.

Saltamontes - Encuentran un saltamontes incrustado en la pintura “Los Olivos” de Van Gogh

Otros descubrimientos

Y mientras la búsqueda de este pequeño bichito se convierte ahora en uno de los temas más interesante para los visitantes del museo, otras investigaciones llevadas a la par revelan nuevos misterios que hacen que esta obra sea más aún significativa.

Y es que un nuevo análisis realizado por John Twilley, asesor científico de la Carnegie Mellon University, confirma la utilización, por parte del pintor, de un tipo de pigmento rojo que ha desaparecido con el tiempo, debido a la exposición de la luz, pues al parecer hay áreas donde el artista hace uso de este color, ya fuera solo o mezclado con otros colores, que se muestran un tanto diferente a como estaría la pintura recién acabada.

De modo que estamos a la espera de que este otro estudio nos pueda aclarar cómo fue la apariencia real de Los Olivos, ofreciéndonos así una mejor compresión y quizás muestra de distinción, con el resto de los diecisiete lienzos más que componen esta serie.

No obstante, no ha sido esta la primera vez en la que ya se han descubierto algunos otros insólitos secretos en los cuadros de este pintor postimpresionista, pues también se encontraron restos de arena en la obra de “Paisaje marino en Saintes-Maries-de-la-Mer”, fruto de ese plein air, una pintura que actualmente se encuentra expuesta el Museo Van Gogh de Ámsterdam.

No lo encuentro - Encuentran un saltamontes incrustado en la pintura “Los Olivos” de Van Gogh

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*