Loving Vincent: la primera película animada y pintada al óleo de la historia

Quizás muchos al leer el título hayan pensado cuales son los motivos para que en un blog de Arte&Subastas, se vaya hablar de una película. Evidentemente no es una película cualquiera, nada más que con haber nombrado a Vincent van Gogh, uno de los principales exponentes del postimpresionismo, ya implica que se hable de arte.

Pero la cosa no queda ahí, y es que Loving Vincent, sea quizás una de las propuestas cinematográficas de este año para aquellos amantes del pintor neerlandés, y más aún cuando sepan que se trata del primer filme completamente pintado al óleo, fotograma a fotograma, y que tendrá su estreno en España, el próximo 12 de enero.

Un pequeño gran proyecto

Detrás de este enorme proyecto, se encuentra una atrevida pintora polaca, Dorota Kobiela, quien ha recibió durante cuatro años seguidos, la beca del Ministerio de Cultura, por sus logros en pintura y gráfica, y quien con la ayuda de sus amigos, descubrió también el mundo de la animación y el cine, lanzándose pronto al aprendizaje de estas otras nuevas disciplinas, combinándola con lo artístico, preguntándose un día, “si era posible realizar una película al óleo para homenajear a unos de sus pintores favoritos, Vincent Van Gogh”.

Y así es como empezó la historia de una obra imposible, pues lo que en un principio iba a ser una pequeña animación del pintor de apenas unos minutos, y por lo tanto era Kobiela, únicamente la encargada de pintar todo el cortometraje, el proyecto comenzó a crecer, hasta que su amigo y productor, Hugh Welchman, le convenció de aquello debía de ser, no un corto, sino un largometraje.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN
El Museo del Prado inaugura la primera exposición antológica de Fortuny

De esta manera, fue como la polaca se involucró en una aventura, de la que necesitó más de siete años de dedicación exclusiva, para sacar adelante un proyecto, de más de 65.000 fotogramas pintados a mano, que se dice muy pronto.

Y entre medias, dar comienzo a un proceso de escritura, reescrituras, guiones, problemas técnicos, y una lucha constante por convencer al mundo, de que el cine también se puede pintar. “Escribí cientos de historias, algunas basadas en su vida, otras que partían de cuadros muy concretos, anécdotas de su vivencia en Holanda, y también de cuando vivió en aquellos barrios bohemios de París”, comentaba Dorotea.

Finalmente, hay que decir, que el primer guion real surgió ya centrándose en los últimos días de su vida, particularmente las circunstancias que rodean a su muerte, por lo que ya sabéis cual es el comienzo de la película.

61. Fotogramas Loving Vincent - Loving Vincent: la primera película animada y pintada al óleo de la historia

La última carta de Van Gogh

Como bien hemos dicho anteriormente, la historia empieza con un flashback en la que el hijo del cartero de Van Gogh, Armand Roulin, un joven que lo considera el “loco de los pinceles”, se ve obligado a recorrer los pasos finales del artista, con el fin de entregar la última carta a su hermano, Theo.

Parece fácil ¿verdad?, sin embargo, lo verdaderamente complejo estaba en cómo convertir ese pequeño libreto en trazos vivientes. Así es que, lo primero que se tuvo que hacer, fue rodar el filme con personas reales, para posteriormente pintar uno a uno los fotogramas, un proceso en el que se han visto involucrados más de 120 artistas, procedentes de todo el mundo, reunidos entre los Estudios Loving Vincent de Polonia y Grecia.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN
Cinco grandes pintores que murieron en la miseria

No ha sido tarea fácil, la de encontrar colaboradores – especialistas que se hayan querido arriesgar a formar parte de algo tan novedoso, pero nos hemos dado cuenta de que existen gente valiente que ha creído en nosotros”, señalaba Welchman.

Para llevar a cabo el rodaje con los actores, el equipo de diseño estuvo durante más de un año, pensando en elegir cuáles serían las escenas para la animación, así como los encuadres en los que basarse para representar la estética del artista.

El proceso de retratarlo al óleo tampoco fue sencillo, ya que los pintores tenían que tener siempre presente el trazo tan característico del pintor, y a su vez detallar con minuciosidad los rostros de cada personaje, para que no perdieran esa expresividad ya en la película.

Y, para terminar, y para que que se hagan una mínima idea del proceso de rodaje, decir que se tardó unos diez días para llevar a cabo un solo segundo de metraje, y para el cual fueron necesarias nada más y nada menos que 377 pinturas.

62. Fotograma Loving Vincent - Loving Vincent: la primera película animada y pintada al óleo de la historia

“Con amor, Vincent”

En total, y a lo largo de la película podrán ver y de manera fiel, en torno a unas 94 obras, muchas haciendo referencia a detalles, como aquellos funestos cuervos que aparecen en su Campo de trigo, la última obra del pintor.

Y es que, como ya hemos dicho, el filme gira en torno a su última etapa, en la que desarrolló su estilo más maduro, y en la que también retrató a numerosos personajes, entre ellos el cartero Joseph Roulin, y el doctor Gachet.

Un detalle, es que, para diferenciar las escenas del tiempo presente, representadas con su tan característico colorido, habrá otras que, para hacer alusión al pasado, se tornaran al blanco y negro, para no confundirlas con aquellas escenas que Van Gogh nunca llegó a pintar.

PUEDE INTERESARTE TAMBIÉN
Redescubre el Mediterráneo con Picasso, Monet, Matisse o Renoir

La trama, para aquellos que quieran indagar, se adentra en ese misterio que ha rodeado siempre su muerte, de hecho, el guion se estructura como una suerte de investigación en la que descubrir si se suicidó o no, al tiempo en el podrán profundizar en la personalidad del pintor, difuminándose poco a poco aquella imagen de “chiflado” por la que para muchos es conocido.

Loving Vincent, será por lo tanto un fascinante viaje pictórico, que nos tendrá sujetos a la silla, a lo largo de los 90 minutos que dura la película, y sobre la que nos dejará pensar sobre poderío estético con esos trazos que parecen vibrar entre el cielo y las estrellas.

Y es que, ante todo, y dejando a un ladito su pericia técnica, es una carta de amor a un ser fallecido, no en vano, el título de la película, es la forma en la que el artista se solía despedir en cada una de las cartas que envió a su hermano Theo, “Your loving Vincent”.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*