La joven de la perla de Johannes Vermeer en el punto de mira

Desde este lunes y hasta el próximo 11 de marzo, una de las obras más icónicas que nos ha dado la Historia del Arte, La joven de la perla (1665), la también conocida como la Mona Lisa del Norte, se convertirá en el principal objeto de estudio de los expertos de arte más prestigiosos del mundo.

El proyecto, que se ha denominado “La joven en el punto de mira” es una iniciativa del museo en el que se encuentra, La Galería Real de Pinturas Mauritshuis de La Haya (Países Bajos), aunque también se han involucrado otras muchas instituciones como Rijksmuseum de Ámsterdam, las Universidades de Amberes y Maastricht, o la National Gallery de Washington, entre otras.

El objetivo, no es tratar de desentrañar quién es esta jovenzuela tan arrebatadora como enigmática, ni por qué la pinto Vermeer, o por qué lleva un turbante en la cabeza y una perla en la oreja, eso nunca lo sabremos, puesto que ni Vermeer lo dijo, se trata más bien, de analizar las capas de su pintura, sus pinceladas, los materiales aplicados por el artista…en definitiva ¿Cómo nació este cuadro histórico?

La joven de la perla, la reina de la Haya, el tesoro mejor guardado de este museo, el principal motivo de sus 400.000 visitas anuales…será fruto, como ya hemos dicho, de un ambicioso proyecto de investigación, del que además podrán ser los protagonistas. Para ello, un equipo de expertos se encerrará en una especie de laboratorio transparente, permitiendo seguir su proceso de análisis, e incluso hasta de forma milimétrica, gracias a unos monitores de vídeo que continuamente retransmitirán imágenes tridimensionales de alta resolución.

Objetivo de la investigación

Los objetivos de este exhaustivo proyecto son otros, se pregunta Abbie Vandivere, jefa de la investigación, y conservadora de pintura del museo holandés. ¿Qué pasos ha tomado Vermeer para pintar este cuadro? ¿Qué técnicas aplicó para crear sus sutiles efectos ópticos? ¿Fueron los mercaderes de las Indias Orientales los que le vendieron los colores a Vermeer? ¿Cómo se veía originalmente la pintura y qué cambios sufrió a lo largo de los siglos? interesantes preguntas ¿verdad?, pero ninguna sin respuesta… y es que, son muchos los curiosos los que la ven por fuera, pero un solo un equipo los que buscan conocerla por dentro ¿Qué misterios esconderá?

Para responder a ello se ha recurrido a la tecnología más puntera del mercado, técnicas, que además serán utilizadas por primera vez, tras su última restauración llevada a cabo allá por el año 1994, y que, a pesar de no haberse tocado desde entonces, su estado de conservación es bastante bueno.

Para ello, como ya hemos dicho, los especialistas analizarán la obra en un estudio de cristal, creado para la ocasión, trabajando a la vista del público, y es que el Mauritshuis, no ha querido alejar a la joven de sus fieles admiradores, deseándoles ofrecer de esa manera, una experiencia única, la de presenciar una investigación científica, una de las principales actividades del museo. “Involucrar al público en lo que por regla general se hace a puertas cerradas en un taller de restauración, ha sido otra de nuestras grandes iniciativas” responde, Emilie E. S. Gordenker, la directora del museo.

Solo dos semanas, y este grupo de especialistas habrá terminado de analizar todo el material recogido, lo que además lo convertirá en uno de los cuadros mejores documentados del mundo, junto al Guernica, aunque para los resultados definitivos habrá que esperar al menos un año.

101. La joven de la perla - La joven de la perla de Johannes Vermeer en el punto de mira

En su día a día

Por el momento, René Gerritsen, ya se ha encargado de fotografiar la obra de diversas maneras, con una cámara digital con luz natural, ultravioleta, reflectografía infrarroja y rayos X.

Ahora bien, desde hoy y hasta mañana miércoles, se empleará un escáner MACRO-XRF, prestado por el Rijksmuseum, con el que, y gracias al espectrómetro de fluorescencia, se analizarán las diferentes composiciones químicas de los pigmentos empleados por el pintor, como el mercurio en el bermellón, o el hierro en los tierra. Ya en investigaciones anteriores, también se desvelaron que, tanto en la pintura del turbante como en la de la ropa de la joven, contienen calcio y potasio, elementos que suelen degradarse con el tiempo, y por lo tanto a tener en cuenta.

Entre el 1 y el 4 de marzo, será el turno de las capas traslúcidas, es decir, los esmaltes y barnices. Para ello, los especialistas Joris Dik y Tom Callewaert, utilizarán una tomografía de coherencia óptica. El 3 de marzo, Mathijs van Hengstum y su equipo, estudiarán el craquelado de la pintura, sí, esas pequeñas grietas perfectamente visibles en el rostro.

Ya los días 4 y 6 de marzo, Emilien Leonhardt se encargará de trazar un perfil tridimensional de la superficie de la pintura con un microscopio digital 3D Hirox, capaz de ampliar detalles hasta 7.000 veces más que lo que nuestro ojo puede percibir.

Y finalmente, entre el 7 y el 11 de marzo, mientras un equipo de la Universidad de Amberes examinará la estructura cristalina de los pigmentos, (como el lapislázuli molido que Vermeer empleo para el turbante), investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft serán los encargados de examinar el fondo oscuro del lienzo, sobre el que ya se sabe que el pintor holandés aplicó una fina capa de un verde traslúcido.

102. La joven de la perla - La joven de la perla de Johannes Vermeer en el punto de mira

 

 

 

 

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*