La Casa de Alba abrirá las puertas del Palacio de Monterrey (Salamanca)

Declarado Monumento Histórico Nacional desde el año 1929, el Palacio de Monterrey de Salamanca, es uno de los edificios platerescos más significativos de nuestro país, y que, junto al Palacio de las Dueñas en Sevilla, y el Palacio de Liria en Madrid, constituyen parte de ese rico patrimonio atesorado por la Casa de Alba.

Tras la muerte de la Duquesa Cayetana Fitz-James Stuart, el popular Palacio de las Dueñas, la residencia sevillana de la duquesa, abría sus puertas al público en marzo de 2016, convirtiéndose en el nuevo reclamo turístico de la ciudad hispalense, y ahora parece ser que le ha tocado el turno al palacio salmantino.

Y es que, el próximo día 10 de mayo, tendrá lugar la apertura del Palacio de Monterrey, tras un notorio y complejo proceso de restauración, que se ha llevado a cabo durante casi un año, gracias al convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Salamanca y la Fundación Casa de Alba.

Un poquito de historia

El origen del Palacio de Monterrey se remonta al año 1539, cuando Don Alonso de Acevedo y Zúñiga, III Conde de Monterrey, y su esposa María Pimentel, ordenan la construcción en Salamanca, de un palacio que mostrarse el poder de la Casa Monterrey, tanto que, acabó convirtiéndose en el edificio más significativo de toda la arquitectura civil española del Renacimiento.

Siguiendo los esbozos diseñados por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón y fray Martín de Santiago, el edificio, exento, consta de un marcado carácter horizontal, de tres pisos superpuestos, y un semisótano, divididos por unas marcadas líneas de imposta.

Si hay algo que llama la atención a simple vista, es la diferencia entre las dos primeras plantas, realizadas en mampostería simple, de ventanas adinteladas, y carente decoración, que tan solo se reduce en los vértices a la presencia de los escudos nobiliarios, con el piso superior, de sillería, con vanos que se abren como si de una logia se tratase, con ventanales de medio punto, enmarcado entre columnas y capitales ricamente decorados.  

Sin embargo, lo realmente vistoso, es la balaustrada o crestería, que remata el último piso del palacio, calada de elementos decorativos que aluden tanto a formas animales como vegetales y humanas, autentica filigrana en piedra, dándole una sensación de ingravidez y elegancia difícilmente inigualable.

Hoy día, y pese a resultar un edificio de un imponente aspecto, el diseño de Monterrey era mucho mayor, pues el proyecto original contaba con cuatro torres flanqueando sus esquinas, y ocho grandes patios, sin embargo, y si algún día tienen la oportunidad de visitarlo, podrán ver que, de esos ocho patios, tan solo uno fue edificado.

26. Palacio de Monterrey - La Casa de Alba abrirá las puertas del Palacio de Monterrey (Salamanca)

Proceso de rehabilitación

El Palacio de Monterrey, como bien dijimos en un principio, se ha sometido a una serie de obras, que si en un primer momento, solo estaban dirigidas a la fachada sur principal y la torre, han acabado por extenderse a la zona norte, con intervenciones en las fachadas de mampostería, así como la sillería de los muros, las impostas divisorias, cornisas y cubiertas.

Para ello, en el proceso de rehabilitación, liderado por el arquitecto José Javier López, se han seguido los criterios de consolidación, conservación, y restauración indicados por la Unesco, guiados por la senda de la minina intervención, garantizando así, el mantenimiento tanto de la documentación estética, como material e histórica de sus fachadas.

En ese sentido, lo que se ha hecho, ha sido limpiar y restaurar la piedra, sin alterar elementos importantes como la pátina, que al fin y al cabo es la que refleja cual ha sido la evolución natural que ha seguido la superficie, y que es capaz de revelarse como un testimonio vivo de su antigüedad.

Por esa misma razón, todos los elementos ornamentales que constituyen este monumento Bien de Interés Cultural, se han consolidado haciendo uso, en la medida de lo posible, de las técnicas tradicionales, que se emplearon para su construcción, allá por la primera mitad del siglo XVI. Así pues, todos los tratamientos de la piedra han estado destinados a un único objetivo, que no es otro, que el de paralizar y ralentizar los procesos de degradación.

La Fundación Casa de Alba, se ha sido precisamente quien se ha hecho cargo de todos los gastos asociados a estas obras de ampliación, y gracias a esta intervención, el Palacio de Monterey, lucirá en todo su esplendor, a partir del próximo 10 de mayo, día en el que tendrá lugar su apertura al público.

27. Palacio de Monterrey - La Casa de Alba abrirá las puertas del Palacio de Monterrey (Salamanca)

Rica colección pictórica y arte decorativas

Desde ese día, el visitante podrá disfrutar de un completo recorrido museográfico, por un palacio, que durante todo este tiempo ha permanecido en manos de la más alta nobleza, residencia además temporal de la duquesa, y cuyo estilo es referente de la corriente del plateresco español, entre otros detalles, por sus magníficas cresterías caladas y caprichosas, al exterior.

Ya de su interior, siendo una de las propiedades principales de la Casa de Alba, era de esperar que albergase valiosas obras de arte, destacando sobre todo su colección pictórica, de los que cabe resaltar, los dos paisajes de Francisco Ribera, fechados en 1639, los únicos ejemplos de temática paisajista que se conocen de toda su producción artística, el cuadro de Jasón con el dragón, de Salvatore Rosa, varios óleos de Sánchez Coello, Carreño de Miranda, Tiziano…, sin quedar atrás su rico conjunto de artes decorativas.

Asimismo, la ciudad repleta de un enorme patrimonio cultural, nos invita a visitar la Iglesia de la Purísima, a escasos diez metros de este palacio, donde podrán contemplar su magnífico retablo mayor, presidido por un gran lienzo de la Inmaculada Concepción, realizado en Nápoles, en 1635, por José Ribera, considerada una de las mejores pinturas marianas del siglo XVII.

28. Palacio de Monterrey - La Casa de Alba abrirá las puertas del Palacio de Monterrey (Salamanca)
Entrada y zaguán principal del Palacio de Monterrey de Salamanca.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*